Blog

RSS

2
may
2016

Sobre Folkangard. Cartas II

Por Gustavo Cano y Diego Arenales
Sobre Folkangard. Cartas II

Hola a todos,

Hoy os traemos otro relato corto, y sigue con el trabajo de investigación entre Sylas Brandmüller y un colega erudito, en el que analizan los datos obtenidos en una peculiar expedición que tenia como objetivo el corazón de las Montañas Blancas.

El relato anterior: Sylas Brandmüller, traductor. Cartas I. 

En éste enlace podéis leer el relato completo: Sobre Folkangard. Cartas II. 

Esperamos que os guste.

[… recuerda que sin las valiosas indicaciones que te acabo de detallar, todo ser que no poseyera los debidos conocimientos, sería totalmente incapaz de encontrar la ruta de acceso a nuestro preciado bastión, Folkangard, el hogar de nuestros nobles ancestros.
No obstante, si por alguna extraña casualidad o golpe de fortuna, aquella criatura que osara presenciar las recias puertas de nuestra amada Ciudad, en primer término no solo deberá conocer la lengua secreta, sino que también deberá conseguir la aprobación de la Guardia de los Accesos, fieles protectores inmemoriales de las entradas a nuestros dominios. Estos veteranos centinelas que sirven con lealtad jurada con sangre al Señor de su Ciudad, al igual que en el resto de asentamientos del eterno Reino de Nitriljoð. Señores abalados no solo por los más altos linajes, también por los augurios de las Runas y la bendición de los Hermanos. Sobre estos recae la responsabilidad sagrada de asegurar el funcionamiento de nuestra ancestral sociedad, para que nosotros como súbditos suyos podamos disfrutar de una vida segura, apartados de la barbarie y caos de los “otros” pueblos.
Tal grandeza que inunda esta ciudad, seguramente sobrecoja a nuestros hermanos de las cumbres y habitantes del exterior de los altos valles, con la multitud de cavidades horadadas en la montaña misma que se dedican a las más diversas actividades.
La galería primordial de Folkangard, es un inmenso pasillo flanqueado de fuertes y colosales pilares tallados de la roca misma...

Continuar leyendo
Compartir: